Historia de la indumentaria en las comuniones

A partir del siglo XX, la edad para hacer la Primera Comunión, se reduce considerablemente y ya se permite comulgar a los niños a partir de los 7 años. Sobre los años 60 se establece que esta sea entre los 8 y 10 años. Antes de poder recibir este sacramento, estos deberían de pasar una preparación; a esa preparación se le llama "Catequesi"

En esa época para poder comulgar, existían unas normas muy exigentes de ayuno; con el tiempo esa norma fué desapareciendo.


Con el tiempo la indumentaria va evolucionando y es a partir del siglo XIX cuando al igual que en una ceremonia nupcial el vestido es símbolo de virginidad en este caso el blanco que representa pureza. Los chicos tomaban la comunión normalmente vistiendo trajes oscuros con un brazalete blanco.



Durante los años 40/50, debido sobre todo a la posguerra, la ropa de la comunión  era la que se utilizaba los días festivos, ropa demudar pro nada de ropa para la ocasión.
Para las familias que no disponían de un buen nivel económico, en los colegios e instituciones se celebraba un desayuno como homenaje a los niños que iban a comulgar.



Durante los años 60 era costumbre que los niños y las niñas vistan hábitos para recibir el Cuerpo de Cristo, también se solía vestir por parte de los niños, trajes de marinero o de corte militar. Esta ha ido perdiendo fuerza con el tiempo.
Dentro de la indumentaria, los complementos forman parte importante, guantes blancos, rosarios, misales, y limosneras (finalizado el ágape o antes de la ceremonia los niños acompañados de sus progenitores, entregaban a los invitados los recordatorios y estos eran obsequiados con monedas que guardaban ellas).



Las niñas y los niños al igual que los novios, se sienten protagonistas de ese día con sus trajes y vestidos se ven como las princesas de sus cuentos o como sus ídolos juveniles. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Tamaños de formatos y sensores

Aberraciones en las ópticas

Comuniones