Lenguaje no verbal

Nuestros gestos  revelan nuestro estado de ánimo, nuestro carácter y muchas otras cosas. En la foto está muy claro el significado de cada expresión, pero el tema se complica cuando se trata de gestos, de maneras de colocar las manos, las piernas etc...

Cuantas veces hemos visto una imagen y nos damos cuenta que no cuadra la imagen con el gesto que realiza el modelo, la manera de cruzar los brazos, la manera de dar la mano, como encorva la espalda, etc...



Si vas a hacer una entrevista de trabajo, debes cuidar la manera de hablar, lo que digas y como lo digas y expresar muy bien lo que quieres decir, para que no haya dudas en el mensaje. Lo mismo ocurre a la hora de entregar un currículo. Te invito a que mires esta entrada sobre el CV Diez consejos para salir bien en las fotos de CV. http://jorge-botella.blogspot.com.es/2017/03/consejos-para-una-buena-foto-para-el-cv.html.

Sin embargo, hay ocasiones en que nuestros gestos, ese lenguaje no verbal que, en ocasiones, no te das cuenta que lo haces, te delata. Y al hacerlo, la otra persona se da cuenta de que no te interesa tanto, o que estás mintiendo. Por eso, debes tener en cuenta esto.

Los gestos no verbales




Según la revista Forbes, hay una serie de errores en el lenguaje no verbal que hará que la entrevista de trabajo, o que cuando entregues un currículum, éste sea tirado a la basura o ni te valoren para el puesto de trabajo. Se pueden entrenar y evitar determinados gestos, sobre todo los más evidentes; aquí os dejo una pequeña muestra de los más habituales.
Algunos de esos gestos son:
  • Evitar el contacto visual. Al margen de que esto puede ser porque eres muy tímido o tímida, lo cierto es que no mantener contacto visual da una sensación como de esconder algo. No estás cómodo y parece que no vas a trabajar bien en grupo. Hemos de intentar de evitar este error, ser activos.
  • Echarse hacia atrás. Miedo, no querer afrontar responsabilidades o das dudas sobre lo que se te está pidiendo, como si pensaras que no lo merecieras o no fuera suficiente. Podemos colocar el peso de nuestro cuerpo sobre una pierna e intentar abalanzar el cuerpo ligeramente hacia alante.
  • Mirar el reloj, o el móvil. Esto es muy común ahora y delata que estás aburrido o que te quieres ir ya, sobre todo si se alarga mucho. Ten en cuenta que una entrevista suele durar unos 30 minutos, por lo que si dura más es porque están interesados en ti.
  • Las manos en los bolsillos. Da la sensación de gandulería, de falta de ganas de trabajar.
  • Fruncir el ceño. En este caso demuestras una actitud altiva, además de enfado, como si pensaras que estás perdiendo el tiempo y eso te molesta. Baja ligeramente la barbilla por lo tanto la cabeza, dará una sensación de proximidad.
  • Cruzar los brazos al hablar. Es una actitud defensiva, como si estuvieras incómodo y solo quisieras acabar cuanto antes para relajarte. También pueden pensar que escondes algo al ponerte de esa forma.


Como en el ejemplo de las piernas, todo el cuerpo puede ser analizable.

Los gestos no verbales también hay que saber controlarlos para que no jueguen malas pasadas a la hora de realizar una entrevista, por lo que, si eres de los que los cometen, es mejor poner remedio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las mejores fotos de Carnet

Salir bien en las fotos de grupo

Agencias de modelos